miércoles, 29 de noviembre de 2017

La extraña zona de amistad


La vida es un continuo ciclo cambiante, las personas se marchan, otras vienen, unas mueren otras nacen, y de repente te das cuenta que ha pasado gran parte de tu vida, que la niña que eras hace un par de años, ha crecido, y que los problemas realmente son eso, problemas. Tu vida cambia día a día, vives momentos que nunca más se repetirán por mucho que lo desees, aparecen personas que estarán el resto de tu vida aunque no te des ni cuenta. Las hojas de los árboles se caen, el tiempo se vuelve frío, los días grises y la lluvia cae por mi ventana, esa ventana que me ha visto crecer, las cortinas deterioradas por el paso de tiempo, el sol se va apagando y mi mente vuela, a un lugar mágico, a esos momentos inolvidables de tu pasado, que te inundan y te dejan sin respiración, esos momentos que cuando los recuerdas te hacen sacar la mayor sonrisa. Y de repente, vuelves, ves todo tu alrededor, que ya el tiempo es escaso, que te vas haciendo mayor, esa persona que duraría para siempre ya no está, en cambio, están esa gente nueva, que te hacen ver que la vida es mucho más divertida cuando te conviertes en una bruja, dejando atrás eso de ser una princesa y pasas a ser la más mala del reino, hasta el punto de confirmas que has querido envenenar a más de una persona con tus mordiscos; en ese momento, dejas atrás los remordimientos, y por una vez en tu vida, haces lo que te apetece, cuando te apetece y con quien te apetece, sin pensar en nadie, solo en ti y descubres que has vividos los mejores momentos del verano con esa persona y sus risas descontroladas a mitad de la noche; descubres que una de tus mejores amigas puede que sea de otra ciudad o incluso se considera de otro país y no la has descubierto hasta hace unos meses atrás o lloras porque tu persona preferida se va a estudiar a otro lugar, lejano a ti; por no olvidar a quien da luz a tus días, y disfrutas cada momento que estás con él, porque solo tu y él sabéis lo especiales que sois, sin percataros; tu amiga rubia, a quien de repente descubres que está de vacaciones contigo de un día para otro; o al individuo que no querías saber nada de él, y ahora te cuesta separarte un tiempo porque lo echas de menos; por terminar, recordar que hay gente que siempre está, que todos los veranos desde hace tres años, te acompaña en el viaje, y llorar, porque al fin y al cabo sabes que siempre estará contigo, aunque esté a 415'2 km de ti. Todo merece la pena, ahora cuando no tienes descanso, valoras lo que has vivido y lo que te queda por vivir, aprecias el tener a alguien a quien poder contarle todas tus penas, y sobre todo valoras empezar guerras infinitas de cosquillas, aunque solo estés con esas personas 1 hora en todo el fin de semana. Finalmente, esto es Esparta.


Resultado de imagen de separador


me estreno así, después de estar sin escribir dos años, desde Febrero de 2015. Creo que es una buena forma de volver, no veía mejor manera de darle las gracias a las personas que me han cambiado la vida en tan poco tiempo, creo que se lo merecían, por haber hecho que sea Laura, la misma niña de siempre. 

Como podéis comprobar, este verano para mi ha sido realmente especial, acabé 1º de Educación Social, muy motivada, pues me encantó el año y quería empezar 2º con más ganas aun y si, aunque haya empezado con ganas, este verano ha sido el único que no quería volver a la rutina diaria.
Tengo tanto que agradecer, que no me salen las palabras exactas, y todos los que me conocen saben que no me gusta forzar nada, que todo fluya.

También es verdad que no todo es de color de rosa, crezco, y noto los cambios, noto mi falta de tiempo y noto que estoy rodeada de personas sinceras y verdaderas, aunque solo sean 5 o 6, me he dado cuenta, que quien creías que te quería, ya no está, y la mejor medicina para superarlo, han sido ellos.

Llevo dos años sin escribir en este blog, mi primer 25 de Noviembre, aun recuerdo lo orgullosa que me sentía de haber escrito eso, me encantó ver que mi trabajo tuvo su fruto, y más me encanta ahora cuando veo que mi carrera va enfocada a este ámbito, que me tortura cada día. Me enorgullezco de ver que estoy haciéndome una persona enorme, formándome y realizando todo lo que me apetece y me ayuda, aun se me saltan las lágrimas cuando leo mis posts de hace dos años, y recuerdo lo que me ayudó en mi vida personal escribir todo esto.

Simplemente, estoy en mi Mundo, y no quiero salir de él.


Imagen relacionada